Prefiero utilizar el email únicamente para acordar o modificar citas. Por favor, no envíe por email material referente a nuestras sesiones de terapia debido a que este medio no es completamente seguro o confidencial. Si usted elige comunicarse conmigo a través del email, debe estar consciente que todos los emails son retenidos en los historiales de los proveedores de servicio de Internet. Aunque es improbable que se estén revisando estos historiales, en teoría, este contenido está disponible para ser leído por el personal de los proveedores del servicio de Internet. Usted debe estar consciente también que todo email que usted envíe o cualquier respuesta que yo le envíe a usted se convierte en parte de su récord médico-legal.

Hay algunos asuntos que usted necesita saber previo a comunicarse conmigo o con cualquier otro psicoterapeuta a través del e-mail.

  • El e-mail no es una forma de comunicación considerada como confidencial.
  • No es posible garantizar que los e-mails que usted me envíe a mí o a cualquier otra persona permanezcan confidenciales.
  • Los e-mails, incluso los míos, pueden ser copiados o interceptados y utilizados para falsificar la identidad del remitente o el destinatario. Por favor, no presuponga que cualquier e-mail que usted reciba aparentemente de mí sea auténtico a menos que hayamos tenido contacto o intercambiado correspondencia.
  • NUNCA le enviaré emails con anejos o archivos autoejecutables (.exe), a menos que sea algo que hayamos acordado de antemano.
A pesar de que hay lugares cibernéticos que ofrecen consejería a través de la Internet utilizando “chats” y/o e-mails, mis servicios no son entregados a través de estos medios. Los servicios que ofrezco incluyen talleres psicoeducativos, consejería, psicoterapia, evaluación, consultoría, terapia grupal y terapia de pareja. Le solicito a todos aquellos que estén interesados en mis servicios que hagan los arreglos para recibirlos en persona coordinando una cita de acuerdo a su conveniencia.